1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

 

Rey de Asturias (739-757). Hijo del duque Pedro de Cantabria. Se casó con Ermesinda, hija de Pelayo. Fue elegido caudillo tras la muerte de Fáfila. Poco después se tituló rey, cargo que no habían tenido ni Pelayo ni Fáfila. Puede que este cambio se deba a la ascendencia nobiliaria de Alfonso. Su hermano Fruela es también llamado rey y parece que gobernó en igualdad de condiciones en la zona oriental del minúsculo reino, Cantabria.

Aprovechando la rebelión bereber del 741 y las posteriores guerras civiles entre los conquistadores musulmanes Alfonso I puso en marcha un auténtico plan de expansión de su territorio. La mayoría de las tierras entre la Cordillera Cantábrica y el Sistema Central quedaron vacías ante la huida de sus habitantes hacia el sur debido a las rebeliones bereberes y la terrible sequía que asoló la península  en aquellos años, provocando la “desertización de la meseta del Duero” como refiere Sánchez Albornoz.

Este abandono demográfico permitió que Alfonso realizara una serie de victoriosas  expediciones por Galicia, el Valle del Duero y el alto Ebro, ocupando la Cornisa Cantábrica del el Atlántico hasta las tierras vasconas a la vez que se extendía hacia el sur al apoderarse de León, Astorga o Simancas. El Valle del Duero quedaría como una zona de nadie para dificultar los ataques musulmanes, trasladándose buena parte de esa población al norte. De esta manera Alfonso dotaba a su reino de importantes contingentes militares y demográficos con los que llevar a cabo la paulatina repoblación de estas tierras. El reino de Asturias se extendería por las actuales Galicia, Asturias, Cantabria, Álava, La Bureba y La Rioja, levantando fortalezas en las fronteras. Será su hijo Fruela quien herede la corona a su muerte en el año 757.

 

Share

Conoce mejor Sahagún